¡Hola mundo!

Posted in Sin categoría on 14/03/2011 by urgandaems

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Anuncios

Saberse un ser para la muerte, esencia del hombre en el GILGAMESH

Posted in NORTE (a donde voy) on 16/07/2008 by urgandaems

 

En este poema épico[1] resalta la figura del hombre en busca de la inmortalidad. La historia de Gilgamesh es un mito[2] en el que a través de los actos de los personajes y el desarrollo del protagonista se busca una explicación ontológica[3] de la esencia humana a partir de su diferencia con los dioses y los animales, según el enfrentamiento de cada uno de ellos con la muerte.

 

Los dioses se diferencian de los hombres por su inmortalidad, para aquéllos la muerte no existe y, por lo tanto, no tienen conciencia de ella; por su parte, los animales, aun siendo mortales, carecen de esta conciencia, para éstos la muerte es impensable. Ante lo imposible y lo impensable, el hombre se presenta en el Gilgamesh como un ser que toma conciencia de su propia muerte, es decir, se vuelve consciente de su finitud.

 

Además de diferenciar a los seres divinos, salvajes y humanos, esa conciencia genera la escisión entre los mismos seres al propiciar la civilización del hombre, desprendiéndolo, con el raciocinio que éste adquiere, de su salvajismo original.

 

En este poema, Enkidu representa al ser salvaje, carente de conciencia, al mismo tiempo que su presencia actúa como reflejo (duplicación y complemento) de Gilgamesh.

 

Cuando Enkidu es iniciado por la hieródula en el amor (en la conciencia, en el despertar de lo humano), en la vida en comunidad y en el alimento cocido, en otras palabras, cuando se le instruye acerca de los beneficios de la cultura, reniega del salvajismo en el que nació y comienza a cazar leones y lobos. Se vuelve un ser civilizado y lo demuestra rechazando a sus antiguos compañeros, que ya antes le habían rechazado a él: los animales. Al apartarse de la  bestialidad, la fuerza de Enkidu disminuye y su inteligencia se encuentra despierta.

 

Una vez que el amigo fallece, Gilgamesh, viéndose en el reflejo del cadáver de Enkidu, se preocupa por su adquisición de conciencia sobre la muerte, sobre su propia muerte.

 

El desasosiego del protagonista es la misma angustia del ser humano al desear su inmortalidad y no lograrla (en nuestro inconsciente todos somos inmortales), pues no quiere condicionar su vida a un lapso de existencia tan breve.

 

De esta forma, la diferencia entre el hombre en estado salvaje, inconsciente de la muerte, y el civilizado, en plenitud de conciencia, no reside en que en su anterior estado pudiese eludir la muerte y después ya no, sino en que, al despertar su inteligencia, no puede eludir el sufrimiento que conlleva ser consciente de su muerte, esa angustia de saberse un ser para la muerte.

 

Por esa razón, Gilgamesh (encarnación de la cultura), al adquirir conciencia de su finitud, rechaza el mundo civilizado y trata de hacer frente a su angustia volviendo al estado salvaje del que procedía Enkidu. Trata de ser la imagen de lo que fue su amigo, pero fracasa, ya que un ser salvaje puede progresar hacia la civilización a través de la toma de conciencia, pero una vez que llega a ella no puede dar marcha atrás, como pretendía hacerlo Gilgamesh.

 

El protagonista del poema pertenece a un estado de cultura del que no puede salir; por más que se esfuerce no puede regresar a su estado original de inconciencia ni puede alcanzar la inmortalidad, cualidad exclusiva para los dioses. Así, una vez que “ha visto todo”, el límite entre el hombre y el animal es insalvable para Gilgamesh, del mismo modo que aquello que le separa de los dioses: la muerte, le resulta inevitable.


[1] Un poema épico es el que, escrito en verso, canta (a manera de relato) las hazañas de un héroe o de una colectividad.

[2] “Todos los mitos y leyendas que aluden a tributos, monstruos y héroes victoriosos, exponen a la vez una situación cósmica (la idea gnóstica del mal demiurgo y de la redención), social (el Estado dominado por un tirano, una plaga, un estamento enemigo) y psicológica colectiva o individual (predominio de la parte monstruosa del hombre, tributo y sacrificio de lo mejor: ideas, sentimientos, emociones)”. Juan-Eduardo Cirlot. Diccionario de símbolos. 6ª ed., Nueva Colección Labor, España, 1985, p. 305.

[3] La ontología es la parte de la metafísica que trata del ser en general y de sus propiedades trascendentales.

La epopeya de GILGAMESH

Posted in ORIENTE (lo que va siendo…) on 15/07/2008 by urgandaems
La epopeya de Gilgamesh by Anónimo

My review

rating: 5 of 5 stars
Aunque la epopeya se encuentre mutilada por los estragos del tiempo, puede entenderse como si estuviera completa. En ella, a pesar de la sencillez con que se cuentan los hechos, el texto atrae por su expresión poética y la inevitable identificación del lector con el protagonista ante su vulnerabilidad: la muerte, que nos mide a todos los mortales con el mimo ras.

Bien lo señala Agustí Bartra en el “Prólogo”, punto de tensión permanente en la obra es la dicotomía de la fuerza vencedora en la acción épica de Gilgamesh y su desvalidez moral ante el agujón de la nada (de la inexistencia, de la mortalidad) hincado en su ser. Gilgamesh no logra ser dios, no conquista la inmortalidad: se sabe irremisiblemente condenado a ser hombre.

¿Cuál es la verdadera vulnerabilidad del hombre: su finitud o la conciencia de esa finitud, sabiéndose un ser para la muerte? Indiscutiblemente la conciencia, que nos humaniza (nos civiliza, nos desbestializa, como Ishtar desbestializó al doble de Gilgamesh, Enkidu, hombre rudo y salvaje que vivió con los animales de la llanura hasta que la hieródula lo inicia en el despertar de la conciencia); esta conciencia nos humaniza al saber que la inmortalidad no es patrimonio nuestro.

View all my reviews.

El acto de morir de FEDERICO ORTIZ QUESADA

Posted in ORIENTE (lo que va siendo…) on 12/07/2008 by urgandaems
El acto de morir. Sobre la muerte de Iván Ilich de León Tolstoi by Federico Ortiz Quesada

My review

rating: 4 of 5 stars
No es en balde que el relato de León Tolstoi, *La muerte de Iván Illich*, sea punto de partida para explicar conceptos tanatológicos relacionados con los procesos inherentes a la vida: dolor, enfermedad, muerte.

"La muerte, dice la cuarta de forros del libro de Ortiz Quesada, tema central en la vida del hombre fue, desde siempre, preocupación para quien se sabe finito; para el que quiere explicar este misterio y, al intentarlo, construye un pensamiento mágico, mítico, religioso. De seguro que sin la muerte el hombre no hubiera creado la filosofía. Y esta inquietud que primero se expresó en la poesía y en las artes todas, terminó por convertirse en objeto de estudio para la medicina".

En su libro, Federico Ortiz describe conceptos médicos a partir de determinados pasajes de *La muerte de Iván Ilich*. De esos conceptos rescato las tres formas de conceptuar a la muerte:

a) De manera impersonal (por el distanciamiento emocional que se tiene con el fallecido, siendo éste una tercera persona).

b) De manera interpersonal (cuando fallece alguien cercano y querido; el acercamiento emocional es estrecho, aunque sigue tratándose de la muerte de una tercera persona), y

c) De manera intrapersonal (la muerte de uno mismo, que no resulta espantosa, sino incomprensible).

Como diría Sigmund Freud: nadie cree en su propia muerte; los humanos no estamos acostumbrados a tomar conciencia de nuestra finitud. No pensamos en morir (conjugando el verbo en primera persona); al no hacerlo, negamos nuestra muerte y, en su caso, nos alegramos de no ser nosotros el muerto, pues, de alguna forma, en nuestro inconsciente somos inmortales.

No tenemos el hábito de visualizar nuestra muerte tal vez por miedo a enfrentar el proceso del acto de morir: padeciendo, en carne propia, dolor, sufrimiento o incertidumbre ya sea ante la preocupación de morir de manera indigna o ante el entendimiento de la inexistencia, que bien puede quedarse en incomprensión al no lograr saber qué hay después de la muerte.

View all my reviews.

Somos cuentos de cuentos de JOSÉ SARAMAGO

Posted in ORIENTE (lo que va siendo…) on 10/07/2008 by urgandaems
Somos cuentos de cuentos by José Saramago

My review

rating: 5 of 5 stars
Dos hipótesis son punto de partida para los textos que integran esta obra:

1. Un acuerdo privado con el tiempo que vuelve difusa la "comprensión de lo que éste podría ser".

2. La narración o "creación literaria como intento de lectura del universo y de interpretación del ser humano".

La primera hipótesis conlleva la propuesta de considerar al Tiempo "no como una sucesión ininterrumpida de instantes, sino como la proyección continua de esos instantes en un plano oblicuo", es decir, como una sincronía absoluta que rechaza el diacronismo mecánico fatal.

Esta concepción permite el desarrollo de la segunda hipótesis en torno al proceso creativo efectuado tanto por el escritor como por el lector. De ahí que Saramago pueda cuestionar: "Quien lee, ¿para qué lee? ¿Para encontrar o para encontrarse?", ¿o para descubrir "a la persona invisible, pero omnipresente, del autor"?

La respuesta inmediata es: el lector podría no estar leyendo la obra, sino al autor, pero éste no narra en sus libros su vida personal, su biografía (incluso anodina), "sino otra, la vida laberíntica, la vida profunda, aquella que él difícilmente osaría o sabría contar con su propia voz y con su propio nombre".

Esa historia narrada por el autor es la que vamos heredando (escritores y lectores) a través de las palabras y a la que sumamos nuestras propias palabras que, a su vez, heredaremos. La herencia es la memoria a través de la cual nos contamos o nos narramos lo que somos.

Leyendo el universo e interpretando nuestra esencia humana terminamos por contarnos "cuentos hechos de cuentos, y vamos por el mundo contando el cuento que somos y los cuentos que aprendimos", pues, siendo seres de palabras, no pasamos ser cuentos ambulantes, "sucesivamente recordando y olvidando, olvidando y recordando", como es el ejercicio de la memoria.

En los relatos "Silla", "Centauro" y "Cuento de la isla desconocida", el tiempo se distiende sincrónicamente, haciendo que el lector recree en su memoria, como en un juego de intertextualidad (o reescriba en palimpsestos mentales), las historias narradas, al entramar éstas con las historias recordadas o vueltas a contar para evitar la fatalidad del destino.

Ya sea mediante una silla a punto de caer, con el hombre sentado en ella, ya mediante el centauro retornando, después (o a través) de miles de años, a su origen: cuando era parte de un hombre y parte de un caballo separados, o bien, mediante la partida de la Isla Desconocida con rumbo al mar para buscarse a sí misma, el escritor y el lector recuperan su memoria.

Ah, claro, por todo lo anterior me parece un libro recomendable.

View all my reviews.

PREMIOS INTERNACIONALES de poesía y narrativa de la UAEM

Posted in PONIENTE (lo que fue…) on 10/07/2008 by urgandaems

 

Transcribo la nota publicada en argonmexico.com respecto a la entrega de premios internacionales de poesía y narrativa de la UAEM:

 

 

Entregan la UAEM Premios de Poesía y Narrativa

miércoles, 26 de marzo de 2008

·        El escritor chihuahuense José Luis Domínguez, ganador por su obra "El amor destruye lo que inventa" y el novelista mexicano Omar Ménez Espinosa por su trabajo "Las Flechas de Apolo”

Por Jaime Arizmendi

argonmexico.com. Toluca, Méx.- En estos tiempos en que la poesía, la literatura y el arte en general son minimizados, los Premios Internacionales de Poesía y de Narrativa a los que convoca la Universidad Autónoma del Estado de México, se constituyen en una respuesta a la preocupación por la educación integral y humanística, expresó el escritor chihuahuense José Luis Domínguez, ganador del Premio Internacional de Poesía "Gilberto Owen Estrada", por su obra El amor destruye lo que inventa.

Durante la ceremonia, donde también le fue entregado el Premio Internacional de Narrativa "Ignacio Manuel Altamirano", al novelista mexiquense Omar Ménez Espinosa, por su trabajo Las flechas de Apolo, se señaló que la edición 2007 -con más de 80 trabajos participantes- rompió todas las expectativas y dio sentido a su carácter internacional, ya que se recibieron propuestas de Argentina, Australia, Cuba, Estados Unidos, Costa Rica, Francia y de 18 entidades del país.

La UAEM instituyó en años recientes los premios literarios con el fin de promover y reconocer la creación de narradores y poetas no sólo del país, sino del extranjero, afirmó la secretaria de Difusión Cultural, Lucila Cárdenas Becerril, quien encabezó el evento, y añadió que a lo largo de ocho años -en el caso de narrativa-, ambas convocatorias se han consolidado, sentando bases firmes con la publicación de diez obras representativas de la narrativa y la poesía mexicana contemporánea.

Ambas obras, actualmente en proceso de edición, serán presentadas durante el mes de mayo, en el marco de la X Feria Nacional del Libro, FENIE 2008; la selección de los ganadores estuvo a cargo del jurado en poesía integrado por: Efraín Bartolomé, Raúl Renán y Oscar Wong; mientras que los escritores: Beatriz Espejo, Agustín Monsreal y David Martín del Campo formaron el jurado de narrativa.

Por su parte, el médico de profesión, Omar Ménez Espinosa, quien declaró su inmoderada afición a mentir, que le ocasionó reprendas y ahora, hasta un premio, destacó que literatos, críticos y lectores dicen que la literatura está hecha de ficciones, es decir, de fingir, falsear y mentir; entonces la literatura, dijo es el arte de relatar mentiras, de inventar mentiras y estamparlas en papel.

Confesó que para realizar su obra ganadora, por un lado tomó historias reales, y por otro, inventó mentiras, falacias, ficciones y luego como hacían los alquimistas, mezcló verdades y mentiras, realidades y ficciones, combinó palabras y el resultado de tantas mezclas, fue una novela.

En tanto, José Luis Domínguez comentó que el lenguaje en el poemario intenta expresar la nostalgia de todas las almas, hablar sobre el fenómeno inexplicable llamado amor y desamor; donde el amor ciega a la razón, la aturde completamente, la aniquila; y viceversa, donde la razón se apodera de los sentimiento y los petrifica, los deja sin raíces y sin agua.

 

Páginas preferidas de ANDRÉS HENESTROSA

Posted in ORIENTE (lo que va siendo…) on 02/07/2008 by urgandaems
Páginas preferidas by Andrés Henestrosa

My review

rating: 2 of 5 stars
Esta lectura es una manera rápida de conocer parte de la razón de ser del periodista Andrés Henestrosa. Leer el conjunto estos artículos escogidos (crónicas de vida del autor y de la vida de personajes de México) permite formarse una idea sobre Andrés y el por qué era catalogado escritor del sistema.

Independientemente de los porqués y la razón de ser del autor, lo que trasciende la obra es su estilo (sobrio, fluido, con destellos poéticos que retienen la atención del lector).

Cuatro de los artículos compendiados en el libro son los más significativos para mí: "Los regalos de la vida", "La tristeza de los viejos", "Retrato de mi madre" (con prólogo de Octavio Paz) y "Una estrella fugaz". En ellos deja fluir no sólo la historia de su vida (o la historia de las grades dudas de su vida), también deja fluir el instante de contemplación en que las golondrinas anidan en su jardín o hace correr, como en escenas de cine, la biografía de Antonieta Rivas Mercado a la par que corre, en su texto, la historia del México de aquellos años.

View all my reviews.